No tenemos que elegir entre tienda física o online. Lo mejor es mantener un equilibrio entre las dos. Cada forma de negocio tiene sus ventajas y desventajas pero la unión de los dos lo convierte en una simbiosis beneficiosa.