Desde enero de este año, aunque con un margen de adaptación hasta el 1 de marzo, todos los comercios, incluidas las farmacias, deberán cobrar entre 3 y 30 euros, dependiendo de sus características, por todas las bolsas de plástico de cualquier tipo y tamaño, de acuerdo con la Directiva 2015/720 de la Unión Europea.

A partir del 3 de marzo de 2018 los comercios podrán ser sancionados de acuerdo con la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios. Además los establecimientos deberán exponer al público los precios que cobran por cada bolsa y será obligatorio para los productores de bolsas incluir información sobre su reciclado.

Las razones por las que se han adoptado estas medidas para limitar el consumo de bolsas están ligadas al medioambiente y al costoso y tóxico proceso de de producción de bolsas elaboradas con derivados del petróleo. Los actuales niveles de consumo de bolsas de plástico provocan contaminación y agravan el problema de la presencia de basura en las masas de agua, lo que supone una amenaza para los ecosistemas acuáticos en el mundo.

En la actualidad, los españoles consumimos una media de 238 bolsas por persona y año y el objetivo de la Unión Europea es que a 31 de diciembre ese consumo haya bajado a 90 bolsas y que en diciembre de 2025 no se superen las 40 bolsas anuales por persona.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR